Publicada en

¿Cómo encontrar la auténtica felicidad? #38

La auténtica felicidad

“Las personas desean algo más que corregir sus debilidades, quieren que la vida tenga sentido, y no sólo ir tirando a trancas y a barrancas hasta el día de su muerte”. Martin E. P. Seligman

No seré yo quien tenga la fórmula mágica para conseguir la auténtica felicidad.¡No soy Gandalf, el mago!(Ya me gustaría) Sería pretencioso por mi parte, pero sí que te voy a hablar en este post #38 del libro “La auténtica felicidad” de Martin E. P. Seligman.

El creador de la Psicología Positiva afirma que “para entender el bienestar también necesitamos comprender las fortalezas y las virtudes personales. Cuando el bienestar procede del empleo de nuestras fortalezas y virtudes, nuestras vidas quedan imbuidas de autenticidad”. ¿Y la autenticidad nos hace tener felicidad? Para mí la respuesta es SI. Con todo lo que conlleva. La vida se basa en la autenticidad.

¿Cuáles son las fortalezas y virtudes personales que necesitamos comprender?

Fortalezas y Virtudes claves

-Sabiduría y conocimiento

-Valor

-Amor y humanidad

-Justicia

-Templanza

-Espiritualidad y Trascendencia

En “La auténtica felicidad”, Seligman nos lanza el mensaje de la importancia de desarrollar las fortalezas y las virtudes, antes que centrarnos en corregir los defectos. Se centra en el bienestar psicológico. Para ello crea el concepto de Psicología Positiva.

La Psicología Positiva se basa en tres pilares:

  1. El estudio de la emoción Positiva.
  2. El estudio de los rasgos positivos, sobre todo las fortalezas y virtudes, pero también las “habilidades” como la inteligencia y la capacidad atlética
  3. El estudio de las instituciones positivas, como la democracia, las familias unidas y la libertad de información, que sustentan las virtudes y a su vez sostienen las emociones positivas.

Las emociones positivas como la seguridad, la esperanza y la confianza nos resultan más útiles en momentos difíciles. Es en estos momentos cuando hay que comprender y desarrollar fortalezas y virtudes como el valor, la objetividad, la integridad, la equidad y la lealtad.

“La Psicología Positiva se centra en el significado de los momentos felices e infelices, el tapiz que tejen, y las fortalezas y virtudes que manifiestan y que otorgan una calidad determinada a la vida”.

En este enfoque de la Psicología el ejercicio de la bondad es una gratificación, a diferencia de un placer. Consiste en el compromiso total y en la pérdida de conciencia de la propia identidad. Cuando haces el bien, cuando somos generosos con las personas, estamos demostrando de qué madera estamos hechos y qué cualidades tenemos.

Todos nosotros poseemos en nuestro interior antiguas fortalezas de las que quizá no tengamos conocimiento hasta que se nos presente un verdadero reto. Efecto Harry Truman.

En este #Reto47Libros2016 sobre Desarrollo Personal, una de las cosas que estoy aprendiendo es que compartir conocimiento, tener ilusión por realizarlo y la pasión para crear cada semana un post que aporte valor y pueda ayudar a las personas, hace que mi vida sea mejor. No sé si conseguiré que las personas que leen el blog se sientan bien y aprendan lo que comparto con mis lecturas que es mi intención principal, pero lo que sí que sé es que estoy creando una buena vida. Y eso es importante.

¿Qué es una buena vida?

“La buena vida es algo más que la vida placentera, la vida significativa es algo más que la buena vida”

“La vida placentera puede encontrarse tomando champán y conduciendo un Porsche, pero no la buena vida. Yo diría que la buena vida consiste en emplear las fortalezas personales todos los días para lograr una felicidad auténtica y abundante gratificación. Es una actividad que puede aprenderse a desarrollar en cada uno de los ámbitos de la vida: el trabajo, el amor y la educación de los hijos”.

¿Cómo conseguir la auténtica felicidad?

Seligman dice que una de sus fortalezas personales es el amor por el conocimiento ¡Coincido al cien por cien! Aunque también añadiría que a ese conocimiento hay que sumarle la experiencia personal para poder alcanzar la sabiduría.

Como no todo es felicidad duradera, ni tener una buena vida constante, es imprescindible comentar que “las emociones negativas, como el temor, la tristeza y la ira, son nuestra primera línea de defensa contra las amenazas externas. Todas las emociones tienen un componente sentimental, uno sensorial, uno de reflexión y uno de acción. El componente sentimental de todas las emociones negativas es la aversión: indignación, temor, repulsión, odio y similares. Estos sentimientos como todo aquello que vemos, oímos y olemos se inmiscuyen en la conciencia e invalidan todo lo que está pasando”.

¿Por qué son importantes las emociones positivas?

La profesora Barbara Fredrickson afirma que las evoluciones positivas tienen un objetivo fabuloso en la evolución. Amplían nuestros recursos intelectuales, físicos y sociales y los hacen más perdurables, acrecientan las reservas a las que podemos recurrir cuando se nos presenta una amenaza o una oportunidad. Cuando estamos de talante positivo, las personas como nosotros mejoran, y la amistad, las relaciones amorosas y las coaliciones tienen más probabilidades de prosperar. A diferencia de las limitaciones que induce la emoción negativa, nuestra actitud mental es expansiva, tolerante y creativa. Estamos abiertos a nuevas ideas y experiencias.

C.S. Pierce, fundador del pragmatismo, escribió en 1878 que la función del pensamiento es disipar la duda: “no pensamos, apenas somos conscientes hasta que ocurre algo malo. Cuando no nos enfrentamos a ningún obstáculo, sencillamente nos deslizamos por la carretera de la vida, y sólo cuando tenemos una piedrecilla en el zapato se desencadena el análisis consciente”.

¿Qué pasa cuando somos felices?

Cuando somos felices nos centramos menos en nosotros mismos, nos caen mejor los demás y deseamos compartir nuestra buena fortuna.

Sentir emociones positivas es importante, no sólo porque resulta agradable por derecho propio, sino porque genera una mejor relación con el mundo. Si desarrollamos más emotividad positiva en nuestra vida, desarrollamos amistad, amor, una mejor salud física y mayores logros.

“La felicidad verdadera proviene de elevar el listón para uno mismo, no de compararse con otros”.

Gracias.

#Reto47Libros2016

Desarrollo Personal

Miguel Ángel García

@alienaragorn

Publicada en

Más fuerte que nunca #35

#Reto47Libros2016

«Más fuerte que nunca: Cáete. Levántate. Vuelve a intentarlo». Brené Brown.

La verdad es que leer a Brené Brown en «Más fuerte que nunca» es un ejercicio de introspección porque ahonda en las fortalezas que tenemos las personas pero también en las debilidades. Nos muestra sin paños calientes ni edulcorantes de felicidad la realidad de los seres humanos: vivir con autenticidad, luchar por lo que te importa y aprender a levantarte cuando te caigas.

«El proceso de recuperar nuestra estabilidad emocional en medio de una batalla es lo que pone a prueba nuestro coraje y donde se forjan nuestros valores. Levantarnos más fuertes tras una caída es lo que nos hace vivir con autenticidad, es el proceso que más nos enseña acerca de nosotros mismos».

«El carácter, la voluntad de aceptar responsabilizarte de tu propia vida, es el origen del respeto hacia uno mismo». Joan Didion

Una de las claves de nuestra vida es mostrarse «humano» con todo lo que ello conlleva: no ser perfecto ni parecerlo es una opción que podemos elegir. Lo explicaba en el post sobre la vulnerabilidad -la voluntad de dar la cara y dejarse ver sin garantía alguna del resultado- es el único camino para conseguir más amor, sentido de pertenencia y realización personal.

Y es que cuando asumimos nuestra propia historia, evitamos la trampa de ser los protagonistas de una historia que está contando otro. Las personas extraordinarias son las que se enfrentan a la realidad, a la incomodidad y a la vulnerabilidad. Son capaces de contar sus historias con sinceridad, sin miedos y con confianza.

«Necesitamos personas dispuestas a responsabilizarse de sus propias historias, a vivir de acuerdo con sus valores y a seguir dando la cara».

mas-fuerte-que-nunca

Eres más fuerte de lo que crees. Más fuerte que nunca diría yo. Y aunque sabes que cuando las cosas no salen como nos gustaría, cuando tropezamos y caemos, cuando nos hacemos daño, nos va a doler por mucho que lo neguemos. Nuestro reto consiste en no perder el valor y el coraje para levantarnos.

Arriesgarse no significa: «Estoy dispuesto a arriesgarme al fracaso», sino: «Sé que en algún momento fracasaré, pero sigo yendo a por todas».

¿Qué tienen en común los buenos líderes? Reconocen el poder de las emociones y no tienen miedo de afrontar el malestar. Me gusta la comparación que hace Brené Brown con el delta de un río para evitar enseñar las emociones, intentado ocultarlas para aparentar: «Muchos tenemos emociones a las que recurrimos habitualmente para enmascarar lo que realmente sentimos. Los deltas son donde los ríos se unen con el mar. Son pantanosos, están llenos de sedimentos y siempre cambian. También tienen zonas de cultivo ricas y fértiles. Es donde hemos de hacer nuestro trabajo; las principales enseñanzas surgirán en el delta».

Cuando decidimos asumir nuestras historias y vivir nuestra verdad, llevamos la luz a nuestra oscuridad.

«Sólo verás con claridad cuando puedas mirar en tu corazón. Quien mira hacia afuera, sueña; quien mira hacia dentro, despierta». Carl Jung

Gracias.

#Reto47Libros2016

Miguel Ángel García

@alienaragorn

Publicada en

Puedes ser un “Fuera de Serie” #17

Fuera de Serie #Reto47libros2016

“El roble más alto del bosque es el más alto no sólo por haber nacido de la bellota más resistente, sino también porque ningún otro árbol le bloqueó la luz del sol, porque el subsuelo que rodeaba sus raíces era profundo y rico, porque ningún conejo le mordisqueó la corteza cuando era un tallo joven ni ningún leñador lo taló antes de que madurara”.

En esta semana #17 del Reto47Libros2016 sobre Desarrollo Personal y Profesional tomaré como fuente el libro “Fuera de Serie: por qué unas personas tienen éxito y otras no” de Malcom Gladwell.

¿Qué es ser un Fuera de Serie? Es ser una persona que destaca de las demás por tener talento, unas habilidades sociales y unos conocimientos que le proporcionan alcanzar el éxito en lo que se ha propuesto. Puedes tener un don innato, pero también se dan una serie de factores que benefician que alcances el éxito que anhelas y te conviertas en un Fuera de Serie: el entorno familiar (incluso tus antepasados han influido), el año en que naciste y la época en la que te has ido formando como persona. Los amigos y los mentores también son claves: rodéate de personas con talento y con ganas de conseguir grandes retos en su vida. Añade un propósito en tu vida, la fuerza de voluntad y determinación que tengas  son imprescindibles para luchar por conseguir tus metas.

Tendrás que superar muchos obstáculos, la vida no es fácil (a menos que tengas los recursos económicos de Bill Gates). Imagínate una pista americana donde comienzas con un charco de barro para pringarte hasta las cejas y tienes que continuar saltando vallas, subiendo por una cuerda a pulso, arrastrarte por el fango debajo de alambres de espinas, y acceder a una rampa pringosa de 5 metros de alto de donde te caes cien veces y te vuelves a levantar otras cien para llegar a lo más alto. ¡No importa las veces que te caigas, importa las que te levantas!

Lee este concepto: Ventaja acumulativa. La práctica no es lo que uno hace cuando es bueno. Es lo que uno hace para volverse bueno.

“El trabajo duro sólo es una condena si carece de significado”.

Un Fuera de Serie empieza un poquito mejor que los demás en su entorno (instituto, universidad, trabajo, etc) Esa pequeña diferencia le lleva a una oportunidad que de verdad marca una gran diferencia. Algunos ejemplos: entrar en un centro de alto rendimiento para deportistas, acceder a una Universidad con un gran prestigio académico que después fomenta las relaciones con personas influyentes creando grandes oportunidades o un puesto de trabajo específico dotado de una alta especialización que eleva tu nivel de eficacia por encima de tus compañer@s. Lo que era una pequeña diferencia se convierte en una enorme diferencia. En todos los ámbitos de la vida tenemos que encontrar ese plus que marque un antes y un después.

Fuera de Serie #Reto47Libros2016

La importancia de las fechas.

Bill Gates pudo programar desde 1968 (cuando casi no había acceso a ello) durante siete años consecutivos sin parar gracias al entorno privilegiado que tenía. Cuando dejó Harvard en el segundo año, llevaba acumulado más de 10.000 horas de programación. Pocas personas en todo el mundo sabían de programación como él. Esa “pequeña diferencia” y su talento y medios hizo que probara suerte con su empresa de software.

Por otra parte Steve Jobs que no provenía de una familia rica como Gates también se crió y se formó en el epicentro absoluto de Silicón Valley. Su vecindario estaba lleno de ingenieros de Hewlett-Packard y se empapó de charlas sobre tecnología y electrónica e incluso sus inicios profesionales los comenzó con ellos. Nació en 1955 igual que Bill Gates. Los dos estaban en la parrilla de salida en 1975, donde comenzó a gestarse la revolución informática doméstica.

El entorno familiar.

El sentido común social es el conocimiento. Es un conjunto de habilidades que debe aprenderse, que tiene que proceder de algún sitio; y parece ser que el lugar de donde obtenemos esta clase de aptitudes y habilidades es el entorno familiar.

Cuanto más miran los psicólogos las carreras de los mejor dotados, menor les parece el papel del talento innato; y mayor el que desempeña la preparación.

Los Beatles aprendieron y perfeccionaron su directo en Hamburgo “en poco más de año y medio habían actuado 270 noches. De hecho, cuando tuvieron su primer éxito en 1964, habían actuado en directo unas mil doscientas veces. Para comprender cuán extraordinario es esto, conviene saber que la mayoría de los grupos de hoy no actúan mil doscientas veces ni en el curso de sus carreras enteras”.  Es lo que llaman práctica deliberada.

“La práctica no es lo que uno hace cuando es bueno. Es lo que uno hace para volverse bueno”.

El psicólogo Robert Sternberg llama “Inteligencia Práctica” al “saber qué decir a quién, saber cuándo decirlo y saber cómo decirlo para lograr el máximo efecto”. Es el tipo de conocimiento que ayuda a leer situaciones correctamente y a conseguir lo que uno quiere.

“La gente nunca consigue el éxito sola”. De dónde vienen es una cuestión importante. Son producto de lugares y entornos particulares. Podemos tener el “Condenado Optimismo de Shackleton” liderando personas y salvándolas de una muerte segura en el Polo Sur o encontrar nuestra “Brújula Interior” para saber orientarnos en la vida y disfrutarla plenamente. Pero todo eso, no podemos hacerlos solos, necesitaremos compañeros de viaje, amigos y familiares que estén a nuestro lado en esos momentos duros que tarde o temprano acabaremos pasando y dejando atrás.

No es el más brillante quien tiene más éxito. Tampoco es el éxito una suma plana y simple de las decisiones y esfuerzos que emprendemos por propia iniciativa. Los Fuera de Serie se caracterizan por haber disfrutado de oportunidades… y haber tenido la fuerza y el ánimo de aprovecharlas.

“Si uno trabaja lo suficiente y tiene confianza en sí mismo, si usa su mente y su imaginación, podrá conformar el mundo a sus deseos”.

Gracias.

#Reto47Libros2016

La vida continúa. Protagonízala.

Miguel Ángel García.